Congelar garbanzos de bote

congelar garbanzos de bote

Los garbanzos los podemos encontrar en el mercado, bien secos, en paquetes, o bien húmedos, en botes de cristal. Si somos de los que solemos tener algún que otro bote de garbanzos húmedos en la despensa, podremos sin problemas hacer alguna receta de potaje de garbanzos puesto que ya están hidratados y se nos quedarán los garbanzos cadenashot.infogs: 4. (No digo nada, porque a mi hay cosas que también me indignan, hay quien abre un bote y dice que tiene que guisar) no cuesta nada cocer una olla de garbanzos y congelar. Yo les pongo un hueso de jamón y mas caldo de la cuenta, no lo puedo evitar, es que me encanta. Pues vamos a intentar que esto no sea razón para no comer legumbres, para ello os traemos el truco de congelar garbanzos después del remojo. Aunque no hay que olvidar la posibilidad de consumir ocasionalmente las legumbres cocidas que se pueden comprar en tarros de conserva y a granel como antaño en algunos mercados , ya sabéis que también os hemos dado muchas razones para cocinar las legumbres, podéis recordarlo aquí. Simplemente hay que poner los garbanzos en remojo en agua del tiempo o tibia y dejarlos como normalmente, unas 10 o 12 horas. Pasado este tiempo se escurren bien y se ponen en una bolsa de congelación, y directamente al congelador. Seguramente muchos de vosotros ya conocíais este truco para tener las legumbres remojadas y listas para cocinar aunque se os haya olvidado poner las legumbres secas en agua el día anterior, el fondo de congelador es una gran ayuda muchas veces. Acepto la Política de Privacidad Cancelar. Derechos : Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. Hay gente a la que le da mucho asco la gelatina en que se conservan. A mí no. Pero desde hace mucho trato de consumir productos ecológicos, y ello también implica elegir aquellos con menor huella ecológica. El concepto huella ecológica es muy interesante. Así que me he animado a cocerla yo y conservarla en raciones en el obte.

CONGELAR LEGUMBRES HIDRADATAS

salsa de aguacate para carne

Hay gente a la que le da mucho asco la gelatina en que se conservan. A mí no. Pero desde hace mucho trato de consumir productos ecológicos, y ello también implica elegir aquellos con menor huella ecológica. El concepto huella ecológica es muy interesante. La buena noticia es que se pueden congelar los garbanzos cocidos, y otras legumbres, para tenerlas disponibles cuanto tengamos una. Congelar garbanzos. Nos sobran garbanzos cocidos, ya sea de un guiso que hemos hecho, o de un bote que tenemos a medias y no los vamos a usar. Seguramente no, pero lo cierto es que se puede y es una buena manera de ahorrar algo de dinero cuando nos damos cuenta de que tenemos en casa alimentos de este tipo que podrían caducar antes de que nos diese tiempo a consumirlos. Pues sí, la leche se puede congelar y, aunque al congelarse vamos a notar que cambia ligeramente el color ya que se separa la grasa del suero, una vez descongelada podremos utilizarla igualmente para preparar batidos, bizcochos, etc. Esto resulta interesante sobre todo cuando nos sobre claras o yemas de alguna preparación y no tengamos previsto hacer nada con ellas.

Noticias relacionadas

El problema se nos presenta cuando tenemos sólo garbanzos secos, ahí si que no podremos hacer nada puesto que los garbanzos necesitan como mínimo 12 horas sumergidos en agua para que queden bien hidratados. Para esos días, nada mejor que tener garbanzos ya hidratados, y congelados. Necesitas: garbanzos, aceite de oliva virgen extra, ajo, espinacas, pimentón y sal opcional. Si te gusta comer con poco aceite como a nosotros, es importante usar una buena sartén de calidad y que a ser posible sea antiadherente para que así la comida no se pegue. A diferencia de otras legumbres, los garbanzos deben echarse en la olla cuando el agua esté hirviendo, déjalos cocer durante 2 horas y si quieres puedes añadirle sal al final yo no le echo sal. Puedes usar espinacas frescas o congeladas. Te recomiendo que uses un pimentón de calidad, se nota muchísimo la diferencia y merece la pena la inversión. En casa la comemos a menudo desde que la madre de Alberto me enseñó a prepararla y la verdad es que nos encanta. Las espinacas con garbanzos son un plato típico de la cocina española.